Notas de la jornada Urban Commerce 2021

Sobre el futuro del comercio en las ciudades

  
0:00
-8:16

(Nota previa: en esta ocasión, quienes lo deseen pueden escuchar el artículo en vez de leerlo. ¡Deseo que esta nueva facilidad sea de interés para toda la audiencia!)

La pasada semana fui invitado a Vitoria, Euskadi, España, como ponente en la sesión de clausura de la jornada Urban Commerce (XV Foro sobre Comercio Urbano) que se celebró bajo el lema: “Reconexión: el comercio urbano tras el COVID”.

Si bien, como sabéis no soy un especialista en comercio en las ciudades, me invitaron como especialista en ciudades que podía aportar una visión más amplia sobre el comercio del futuro que la propia de los especialistas.

Debo decir que el conjunto de la jornada fue muy enriquecedor y me aportó una visión de cerca de este segmento tan relevante de nuestras ciudades. En efecto, el comercio no es únicamente una importante fuente de empleo sino que aporta vida a las ciudades que, sin comercio, serían mucho más pobres.

La jornada estaba organizada en 3 sesiones que iban de lo más concreto -una sesión dedicada a presentar las tendencias actuales en comercios-, tratando luego los “Marketplace” o plataformas locales de venta finalizando el recorrido con una sesión dedicada a las posibilidades de la tecnología respecto a la gestión de espacios comerciales urbanos. Para finalizar, la sesión de clausura en la que participamos Salvador Rueda, Director de la Agencia de Ecología Urbana de Barcelona y yo mismo, titulada, “La ciudad post-covid y el comercio minorista”.

En la primera sesión, dos especialistas presentaron las tendencias en tiendas físicas: nuevos diseños, especialización o superespecialización, nuevo enfoque de las tiendas como centros de actividades complementarias, combinación de venta presencial y servicios online….


Suscríbete a Ciudadinnova y recibe gratuitamente artículos como este en tu buzón


En cuanto a los Marketplace, consisten en plataformas virtuales locales que resuelven para los comercios físicos todo lo que necesitan para virtualizar sus actividades de venta. Adicionalmente, estas plataformas locales -se presentaron los modelos de Zaragoza y San Sebastián- crean un mercado virtual local que permite a los ciudadanos locales poder acceder a una gran oferta de comercios locales sin salir de su domicilio. La otra prestación interesante para los comercios que se adhieren a la plataforma está en que esta ofrece sus productos también a través de plataformas internacionales llevando cada comercio que lo desee a todo el mundo. Cabe señalar que los modelos de organización y promoción de las dos ciudades son claramente diferentes. En Zaragoza, son los mismos comerciantes quienes están asociados e impulsan su plataforma mientras en San Sebastián es el Ayuntamiento quien desarrolla los programas en favor del comercio local.

Me surgió la pregunta de si es lógico que cada ciudad despliegue su propia solución o si quizá sería más lógico adoptar un modelo común que ampliara los servicios por un mismo (o menor) coste. También, que, al efecto de no profundizar en la despoblación del territorio español, podría ser interesante que estas grandes capitales no se limitaran a los comercios de su ciudad y que pudieran incorporar usuarios de otras ciudades más pequeñas o pueblos que quizá no tengan la capacidad de poner en pie su propia plataforma.

La tercera sesión se centró en las posibilidades de la tecnología para promover la actividad en las zonas comerciales de las ciudades. Se presentó el caso de Neuromobile y su experiencia de unos años en la ciudad de Villena. Un sistema basado en una aplicación para móviles y en técnicas de Big Data permite organizar actividades atractivas para los usuarios. Así, la “Ruta de la Tapa” o un “Encuentro con papá Noël” han revitalizado el centro comercial de la ciudad de Villena. La mejor muestra del éxito de la iniciativa es que son los comerciantes los que sostienen económicamente el sistema (incluyendo a una Gerente de Comercios y Servicios) gracias al incremento de ventas que han registrado.

En la sesión de clausura planteé algunas ideas. que os resumo a continuación:

  • quizá vale la pena pensar el futuro del comercio en las ciudades. ¿Va a seguir siendo, además de un generador de empleo y de servicios, también un dinamizador de nuestras calles y plazas? Sin duda, eso es lo deseable, y por ello hay que trabajar pero….

  • el mundo del comercio debe avanzar en la dirección de una mayor colaboración. Solo desde la colaboración, los comercios de una ciudad pueden aspirar a transformarse en centro de atracción para el público. Eso se aplica tanto a la necesidad de colaboración entre las múltiples asociaciones de comerciantes de una calle, pero también a su relación con los ayuntamientos. La colaboración no puede reducirse a solicitar una subvención municipal, cada calle la suya, e invertir los recursos cada uno por su lado. Un tercer nivel de colaboración debería ser el del comercio con los sectores turístico, cultural y de restauración y ocio de una misma ciudad.

  • la situación ideal, desde mi punto de vista, sería que la ciudad tuviera su estrategia de desarrollo y que el comercio se insertara en ella de forma que el comercio sumara con el resto de la ciudad y, a sensu contrario, el comercio se beneficiara del progreso y de la proyección exterior de la ciudad.

  • una idea que se deriva claramente del conjunto de la jornada de Vitoria es la necesidad de que el centro comercial de las ciudades se gestione de forma profesional (como lo hacen los centros comerciales cerrados) si se quieren potenciar sus atractivos y el número de sus visitantes/clientes.

  • por último hice un llamamiento al optimismo, considerando que estamos en medio de una crisis de modelo global y que, por ello, hay muchas incertidumbres pero que la humanidad siempre ha salido de estas crisis profundas con soluciones que han mejorado lo anterior. Lo mismo ocurrirá ahora y lo mismo ocurrirá con el comercio. Se necesitan cambios y esos cambios son los que conseguirán que el comercio siga siendo en el futuro, además del motor de empleo y servicios, también el animador de nuestras calles y plazas.

Gracias al Ayuntamiento de Vitoria por su invitación y a todos los ponentes y participantes por hacer de esa jornada instructiva y agradable un evento del que salimos con mucha más información e ideas para impulsar el comercio de nuestras ciudades.